Medios

Nuestra Iglesia Dialogo Jesus TV Radio Chilena de Concepción

Guía Eclesial

Guía Eclesial

Redes Sociales

Facebook Twitter Live Stream
volver



Recomendar por email

Aclaraciones sobre Carta Circular sobre pan y vino para Eucaristía

Publicado el 2017-07-15

La Carta Circular de la Santa Sede sugiere a los Obispos dar indicaciones acerca de la idoneidad de la materia con que se elaboran el pan y el vino para la celebración eucarística. Uno de los requisitos es que las hostias contengan gluten en una mínima cantidad, lo que fue traducido como una exclusión de personas celíacas.


Aclaraciones sobre Carta Circular sobre pan y vino para Eucaristía

Para dar claridad a estas recomendaciones de la Santa Sede, y proponer posibilidades de comunión eucarística a quienes son intolerantes al gluten, el Área de Comunicaciones de la Conferencia Episcopal conversó con el Padre Cristian Eichin, director de la Comisión Nacional de Liturgia de la CECh y doctor en Teología Práctica de la Universidad Pontificia de Salamanca.

 

-¿Desde cuándo la Iglesia en Chile ha tenido la preocupación por los celíacos?

 

-El tema de los hermanos celíacos ha sido una preocupación de la Iglesia bajo el punto de vista de la recepción de la comunión,. La Comisión Nacional de Liturgia de la Conferencia Episcopal, desde hace ya unos 4 o 5 años, ha tenido esta preocupación y se ha contactado con gente, que debido a una situación familiar, se ha conseguido hostias con bajo porcentaje de gluten.

Nos llegó el caso de una persona que por esta misma razón comenzó a importar hostias especiales y tomamos contacto para conseguirlas en los casos que fuera necesario. Hay una preocupación de que la comunión eucarística sea para todos, puntualmente en este caso para quienes no pueden consumir gluten.

 

-¿Por qué las hostias no pueden estar exentas de gluten?

 

-Porque para que sea pan tiene que tener gluten. Sin ese compuesto dejaría de ser pan y por lo tanto tampoco tendría la significación sacramental de la Eucaristía.

 

-Y para esas personas que no pueden ingerir ni una mínima cantidad de gluten, ¿la Iglesia ofrece otra alternativa?

 

-Claro, se puede ofrecer también comulgar con la Sangre de Cristo, es decir con vino. Ha pasado en muchas comunidades, por ejemplo, en que esta hostia con una mínima cantidad gluten no ha estado al alcance de todos, entonces para esos casos se ofrece solamente el cáliz y no queda excluida de la comunión sacramental.

 

-¿No todas las comunidades tienen la posibilidad de adquirir estas hostias especiales, o es que no saben dónde?

 

-Creo que ha faltado más comunicación, más información, porque a Santiago han llegado este tipo de hostias de importación, certificadas por la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, y aprobadas por la Santa Sede. Eso se puede preguntar en la Arquidiócesis de Santiago, en la Comisión diocesana de Liturgia, se puede saber cómo adquirirlas.

 

-¿Los celíacos no debería sentirse excomulgados, entonces?

 

-¡No, al contrario!, la Iglesia se preocupa también de que ellos tengan el acceso a la comunión sacramental.

 

-Y una persona en estas condiciones, ¿qué debería hacer?

 

-La idea es que acudan a su párroco, a su comunidad, le informe al sacerdote encargado –porque puede ser incluso en una capilla de colegio- de su situación y él verá la forma de conseguirse estas hostias u ofrecer otra alternativa. No queremos que nadie se sienta excluido, de allí nuestra preocupación.

 

-¿Por qué la Santa Sede vio la necesidad de sacar esta carta circular?

 

-Porque en otros países, sobre todo en Europa, empresas han sacado a la venta hostias, pero no todas cumplen con los requisitos para que sean pan. Incluso en supermercados venden hostias para celíacos, pero al revisar las indicaciones de los ingredientes, excluyen el gluten, por lo tanto llegamos al mismo punto de que no se cumplen las condiciones para que sea pan y no es materia válida para la Eucaristía. En el documento dice “frente a la deshonestidad de algunos de estos productores es que se recuerda esta normativa” que no es nueva, y hoy solo se recuerda.

 

-¿Y qué pasa con el pan, ese que servimos en nuestra mesa, se puede ocupar?

 

-Debe ser un pan ácimo sin levadura, de trigo y hecho recientemente, que no tenga el peligro de la corrupción y al mismo tiempo que no tenga otros ingredientes, por ejemplo, como dice el documento, quedan excluidos los panes que tengas cereales, otra mezcla de trigo, o con fruta, azúcar, miel. Tengo la impresión de que en esto también ha habido abusos.

En este sentido habría que regirse siempre por estas indicaciones de la Congregación del Culto Divino.

 

Fuente: Comunicaciones CECh

 

Arzobispado de la Ssma. Concepción
Caupolican #491 Concepción
fono: (41)2626100 - Casilla:65 - C